Cómo peinar una peluca

Cómo peinar una peluca

Peinar una peluca suele ser en muchos casos un verdadero quebradero de cabeza sobre todo cuando tienen formas fuera de lo común, como pinchos, flequillos y un largo etcetera.

Antes de empezar con la peluca, funciona muy bien el lavarla primero con un champú suave y dejarla secar para que el proceso sea luego más fácil. Lo primero que hay que hacer es apoyar la peluca en una cabeza de corcho o porexpan. Las hay baratísimas y en algunos casos cuestan menos de 4€. Si podemos ponerla en un trípode, mucho mejor (Los de fotografía son perfectos) ya que nos dará mayor facilidad sobre todo si son pelucas con el pelo largo.

Una vez colocada la peluca y bien sujeta hay que empezar a desenredarla y posteriormente peinarla. Y digo desenredada porque muchas veces nos encontramos con esto cuando vienen en el paquete o bolsa.

Debemos peinarla con un cepillo de puntas suaves y a la vez ir pulverizandole con un vaporizador un poco de agua, pero muy poca, para que ayude a peinar con más facilidad.

Ahora viene la parte en la que tenemos aue tener más paciencia, la de poner pinchos y puntas en la peluca. Esto podemos hacerlo con Una gomina EXTRAFUERTE y laca, también EXTRAFUERTE. Si lo haceis con laca normal, funcionará, pero los pinchos se empezarán a abrir en poco tiempo y no van a durar ni 10 minutos. Tened en cuanta que la peluca tiene que aguantar puesta todo un salón por lo que cuanto más, mejor.

Es conveniente una vez puesta ponerle horquillas para sujetarla y poder trabajar cómodamente con ella. Poco a poco los pinchos irán cogiendo forma y empezarán a quedarse tiesos. Una vez tengáis toda la peluca a vuestro gusto, es conveniente ponerle laca por encima a toda la superficie para evitar que se vaya despeinando. Una vez puesta, y si os poca por dentro, un buen truco es ponerle TALCO a la redecilla que lleva dentro. Tened en cuenta que luego el sudor os puede dar problemas mientras la lleváis.